martes, 28 de julio de 2009

"diego llanos"

caminanos y no nos enredamos, ojos que me encuentran, negros azabaches, radiantes pero distantes, escribiste en las pupilas de tu pareja una sinfonía que recuerda una sonrisa, así la clave de tu juego te sorprende y despierta tu pasión, por eso ese día destruiste todo lo que olía a cloroformo, pienso que es un juego de niños que se embarazan al mínimo descuido, el retoño que esperas entrará a nuestro baile del horror, el primer respirar, el niño vomitará, al caminar, se rasmillará y al salir al parque será un niño-padre con su niño-niño, que daría por tomar tu lugar diego y crecer en 9 meses de nuevo, que daría por verte salir del utero rajuñando en la tierra para mostrar que nunca estarás muerto, ahora yo invito las cervezas y bienvenido al mundo del dolor niño-papá, el rostro de piedra es envuelto en gaza y se mancha con el sudor, en la radio a pilas de tu anciano abuelo suena un partido de fútbol, los equipos dan lo mismo, ¿la bola en juego no rememora el camino a casa? eso es lo que pasa, nunca sabes quién gana, tu o las ganas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario