lunes, 17 de agosto de 2009

"escrito en el boleto" (sentado en el metro lo ovalle)

la esperanza no se opaca, pero se guarda, la alegría no se muere, solo se congela, el anhelo no se destruye, se duerme, descanso y ahora yo soy el que está enfermo, me cuesta tanto admitirlo porque no lo tenía previsto, ¿pero quién lo tiene?, yo no, estaba corriendo afuera de mi ventana y decidí seguir su trotar, me rasmillé sin caerme y la meta no existe, el simple placer del aire chocando en tus canillas, tomarte la mano y quemarte la rabia, en llamas violetas, violentas, amantes y pasajeras (no te asustes de lo que te digo), ¿qué es lo eterno?, hasta los dioses mueren y nacen en mi conciencia, adulterando el paso del tiempo, magullado por el transpirar, requesbrajado pero latente, no distante, sino mutante y en continua expansión, como el amor y el manojo de términos abstractos que usamos para explicar lo que pasaba acá, en tu hogar, en mi hogar, en la escalera del metro mientras la gente no pensaban nada al pasar, a mi lado sientes, en la distancia, no tengo la mas absoluta idea ¿estoy muy equivocado? (tal vez), ¿me has buscado? (no).

(cierro la puerta, sin llaves, los amigos y las botellas esperan... yo igual)

No hay comentarios:

Publicar un comentario