martes, 4 de agosto de 2009

"vacaciones de invierno"

camine en el día, jugué pool en la noche, dormí en la madrugada, no despertaba en las mañanas, preparé un desayuno para dos y el pitido del herbidor me acompañó, una de café y dos de azúcar fue la tónica del naranjoazulado, estaba húmedo ya que me bañé acostado, me dormí en la mesa, vacía la despensa, el sol no me acompañó, almorzé a las 21, me despedí a las 20, me muero a los 22, lo irritante es que no tengo voz ni visión, desperté en el baño, borracho y descalzó, vomité en el comedor, me reía solo en la desesperación, no pedí tanto, no soy un mandón, quería un poco de tu olor, le diste mucho color, barrí el desastre, no dormí en dos días, pero soñé en uno, tu tes es pálida dijo, depende quién la mire respondí, cité al arenero pero nadie lo recuerda, es la arena que despeja tus pupilas cuando despiertas, en lo eterno/étereo no almuerzo y no espero, miró y no me siento, magullado el cerebro, retraido por un recuerdo, carga la posé de no estar cuerdo, pero ya es común hablar solo con mi vellos, adentro, extirpo (no sabes cuanto me duele), abajo los calzones, arriba los corazones, aquí se queman todas las razones, estupefactas mis ilusiones, se pierden... quisiste cometer muchas acciones, no egoistas, pero duelen, tu sabes cuanto duele, pero te importa una huéa, por eso te aplaudo, por eso me río, por eso ya no sonrío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario