viernes, 4 de septiembre de 2009

"brújula perdida en vestidos"

yo concursé mi suerte en un deseo, me quemaba tanto en el anhelo que resulte quemadado en el vuelo, ahora recorro una ciudad entera recogiendo los fragmentos que cayeron desde el cielo, mi cielo, por cada fragmento, leo lo que escribí en cada apogeo, lo desee tanto que no veía como se aproximaba el rascacielos, azotándome, triturándome y mi cara se transformó en un remedo de lo que era, estaba gritando por la maldita espera, ahora se que la tierra es hueca y el dolor me hace sentirme mas vivo, el dolor lo agradesco para cerrarte las rejas en la cara, rejas para poder besarte y gritarte maraca, conchetumare, guacha culia, atenuándome para que te vayas de mi almohada, de mi mente y de mi pecho, un forado seco reconstruyéndolo con concreto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario