martes, 13 de octubre de 2009

"hija de milico, viuda de anarquista, mamá de miristas y su nieto bota revistas"

no puedo explicarlo como me muero por dentro y se me desarma la niñes, revives y te quedas como una foto en mi costado, levantándome hasta la copa para comer naranjas y en invierno poder tener la última hoja seca del parrón, cuantas veces me enseñaste a ser caballerito para ser simplemente amable porque la gente ya no es amable, me canso a veces y tu sigues de pie, serena, en calma y a la espera, no te puedo hacer eterna, ya que ni el papel se arranca del deceso, pero si la imaginación misma es para siempre, tu me esperas, así tomamos té y conversamos de las películas de Shirlie Temple, Bogart y Cantinflas, pero abro la ventana y duele, duele que seas vieja y yo joven, duele que te duela y duele que te mueras, como nos morimos todos los días, en el paso que dás, lo abstracto esta demás.

1 comentario:

  1. Fuerte. Como la tormentosa lluvia sobre las latas congeladas..

    ResponderEliminar