miércoles, 2 de diciembre de 2009

"península"

no tenía idea de que la necrofilia fuera mal vista, como una comezón del septimo año de compromisos y caminatas de pateos sobre piedras ajenas, el vórtice se acrecienta y ya no lleno con vitaminas, reemplazantes, drogas y un puchito, quiero cambiarme el rostro y no tener cara, para no exponer en galería, al lado del copete de buñuel, ni la mirada de mi entrada, sacudida, distante, avasalladora (y otro sínonimo que se les ocurra, aquí somos libertinos), voy a escribirte con caca espectador para que recuerdes, voy a cocer con lana mis entrañas adormilado con alcohol, voy aplaudir cuando haya que aplaudir, por eso soy apático, solo soy simpático y no interesante, antes lo fui, pero ahora me tengo mala, por eso me caigo bien, tambien me hablo en tercera persona, converso tranquilo, a veces sobrio y a veces con peces, no quiero ser el mejor compañero, el mas cooperador o el semanero de la semana, solo quiero ser solo, estar solo un año biciesto y bien escrito, solo estoy requesbrajado (un poco), gastado y oxidado (no hay metales, pero hay retales) para cuando vaya a reinventar la moda oficinista, para darme un fax, un recado, un disparo y un abrazo, caminé sigiloso, hacia el elefante blanco (hospital upeliento) y tenia solo una bala de plata, sin lobos a la vista, pero es agobiante la realidad de asesino caminando mirando al piso, choco con uno igual a mi, pero él tenía mas miedo que yo, lo escondía con gestos (no diré cuales) y él me preguntó a quién había que matar, le dije que cuando lo viera me daría cuenta, llegamos a un hall central y alguien proclama, el segundo avanza hacia él y lo pone de rodillas (fui muy lento) dispara y todo el público se levanta bramando, aplaude y se regocija (lo siento), me tomas de la mano en el público y tu vestido hace q te veas como siempre te recuerdo, me apoyas al árbol y me acusas, yo lloro, no sé por qué en realidad, de verdad no sé por qué en esta edad, no sé por qué te mueres y naces en gibraltar, península de maracas y cardioides atrofiados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario