domingo, 3 de enero de 2010

"un supuesto (grito en la oreja)"

en tu reino fui rey, fui dictador y sometí, fui traidor y derroqué lo que había que dejar, toma mis palabras bajo un compás musical que nos rememora un paseito por la calle agustinas, un día de verano donde la apec aterrizó, una tarde de invierno en la casa y tu mamá no estaba, ahí culiamos y nos amamos, con la fuerza de dos martillos sobre una mesa de vidrio (la idea es que te lo imagines y te lo explico de a poquito, porque sé que eres lenta estando drogada) y nos dormimos mientras el dvd solo pasaba los menús, tenía que gritarte en el tímpano que las cosas no funcionaban, pero a mi me gustaba, tenía que escribirte una carta para que nunca llegara, por eso ya no tomo micros y solo camino, porque sentado me vuelvo loco y ya no puedo pagar más vidrios a alsacia, ya no, apenas me puedo mis nudillos fragmentados y tu apenas te puedes las ganas, porque las hay, pero eres tan miedosa mierda, eres tan vanidosa y tan bonita, que tengo las weas hinchadas por no decirte “puta la wea sabi que me gustai caleta” y todo lo que relaté anteriormente no ha pasado, pero sería guapo, sería simpático y al comenzar algo me imagino ya los finales, ya pienso en las opciones y soluciones, si, estoy loco, hola ¿como estás?, cuídate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario