lunes, 27 de septiembre de 2010

"limbo sentado"

en la carretera uno no duerme, gente que pasa rápido y las cosas rápidas son fomes en verdad, a veces se piensa tanto en lo rápido, que pasan los años y las temporadas sin pensar en los minutos que se pierden, pensando tanto en las cosas que pasaron hace rato y que están lapidadas por nuevas conjeturas que pasan rápido, porque ojo, si uno no se da cuenta de todo este proceso, uno tiende a quedarse atrás en su propio presente y ni siquiera se vive en el pasado, si no, en un espacio tiempo distinto a los dos mencionados anteriormente, como un limbo, donde se permite botar sachets de condones y hablarse despacito dentro de uno, despacito cuando uno dice permiso en la micro para pararse, usai jumper y sabi que te están mirando la raja todos los del fondo, o despacito como cantaba pedro fernández, claro, con esos pantalones ahorcándole los cocos como no iba a cantar despacito, pero volvamos a lo que nos trae de nuevo acá, que en la carretera uno no duerme, se piensa mucho, pero cuando uno no piensa, habla weas, por hablar weas, pero en la carretera es distinto, porque en un rato estai 100 km mas adelante y antes estabas pensando lo mismo que piensas ahora, por eso el ejercicio cuántico, a veces es bueno ser serio, en los viajes se es realmente serio, fome quizás, pero un cierto aura de solenmidad te envuelve, a tu frazada, a tu almohada dura y al desayuno frío de la mañana.