lunes, 13 de diciembre de 2010

"cartoné"

en la radio dijeron "la corrupción de los pocos", eso deja la pelota botando para decir la tradición de los cocos, pero la verdad, no tenía ningún sentido la frase, ni la que pensé y ni la que escuché, me sentí mirando un ahorcamiento público, mi madre tomando mi cuello y enderezándolo para que no me perdiera ningún detalle, para ser más hombre, más responsable, dublines para la mesa, lucas pal bolsillo, peniques para el vino, vino que lo único que ayuda a corromper son los labios, en la mañana pintados con el color de una caja que costó... ¿cuanto costó?, yo esperé afuera de la botillería, hipnotizado con los juegos de azar, morandé con compañía y uno que otro calendario con una mina tetona, no tenía oportunidad de saber el precio, salimos y mi compañero de jornada mencionó "falta vuelto", pero ya estábamos borrachos, ahí le encontré un sentido a la frase de la radio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario